Sunday, May 16, 2010

EL ALEPH AZUL DE BORGES




Dejaste aquí tu corazón
- Aleph azul
poblado de tigres blancos
y espejismos.

 
Dejaste aquí tu corazón,
que pulsa como esta Milonga Del Ángel,
que oigo en esta primavera desprotegida
- acordes de Piazzola –



Nubes blancas señal de certezas:
tu alma blanca
tu corazón Aleph azul
permanecen, en suave ritmo del sur.

 
Dejaste un Libro de Arenas
- tu alma -
todos nosotros hojeando páginas
de este desierto metafísico - nocturno y trágico -
que lleva a la aurora nítida del reino de la poesía.


Dejaste aquí tu corazón,
Aleph donde transitan signos variados,
y aunque imprimo sueños
en griego, sánscrito o arameo,
desciframos – en alfa –
tus mensajes de estrellas.


Dejaste aquí tu corazón,
vaso vacío de secretos,
pleno de soles & lunas & signos de nobleza,
en una azul sinfonía que tejes
entre tus dedos, mientras señalas:


La eterna agua, el aire eterno,
flaneando en un valle de sombras
y la inscripción brillante con hilos de oro
- no existe el tiempo –


Guardianes de lo imposible
llevamos hacia el cuello la ampolleta
como hombres-bombas
explotando la vida,
sin seguir tus pasos-acordes.



Ciegos, no distinguimos,
la inutilidad de la arena que cae en cuentagotas,
tu corazón quiere gritárnoslo -
Aleph azul que guarda secretos rojos.


Dejaste aquí tu corazón.
Algunos lo hojean en plegaria, como ángeles.
Yo lo hojeo, deslumbrada,
con la misma cálida y reverente ternura
con que miraba abismada la estrella véspero.



Azul como tu Aleph corazón.
Flecha y señal en mi camino:
La estrella véspero,
el Aleph azul de Borges.
Bárbara Lia
tradução - Karina Eskin

- para ler a poesia em português clique aqui